Tiempo al tiempo

Dos mil doce se va y muchos estáis deseando que cierra por fuera antes de dar el portazo. Lo hacemos porque la capa de la crisis y otras desgracias más graves nos impiden ver la cantidad de cosas buenas que hemos cultivado y mantenido en estos últimos doce meses.

El tiempo nos hará añorar muchas cosas buenas que han pasado en 2012. El tiempo dice adiós al tiempo. Y cada minuto que dedicáis a enfadaros, lamentaros y culpar a los demás de vuestra situación es tiempo que se despide y cierra por fuera. El tiempo no vuelve. Mientras escribo esto han desaparecido 5 minutos del reloj pero he llenado de vida 3000 segundos.

Llena de vida cada fragmento de 2013. Disfruta, levántate del sofá, no culpes a nadie de tus pequeñas derrotas y siembra para las grandes victorias que, en más ocasiones de las que piensas, están solo a un abrazo de distancia. Tiempo al tiempo.

Feliz 2013

Moodyo en pocas palabras

La capacidad de síntesis es una virtud. Más aún cuando eres emprendedor. La atención de los satélites que se sitúan en torno a tu producto decrece de forma exponencial desde el primer segundo. Y eso es letal cuando esos satélites son inversores.

Ese fue uno de mis primeros errores. Hasta que empecé con Moodyo no había tenido problemas a la hora de definir mis proyectos en Internet. Mis pequeños éxitos se circunscriben al ámbito de las webs informativas. Todas ellas se definen con 5 o 6 palabras perfectamente.

Hay muchas opciones válidas a la hora de definir tu producto de cara al mercado al que quieres dirigirte. Una que me gusta mucho es coger un referente conocido por todos y utilizarlo como espejo con algunas modificaciones. ¡Ojo! Esto hay que hacerlo con mucho cuidado porque puedes resultar peligrosamente pretencioso. Continue…