Quedan 15 días para Startup Alley: Mañana, presentación con Erika Peña en Sevilla

El miércoles a eso de las 3:30 de la madrugada terminamos el “core” de la primera tienda dentro de Moodyo. Es para la diseñadora puertorriqueña Erika Peña. Ahora mismo solo la pueden ver los usuarios verificados, pero desde mañana todos los visitantes podrán acceder a la boutique, probar el carrito de la compra, etcétera.

Lolo y Álex han integrado en tiempo récord Sagepay y Paypal Express Checkout en Moodyo. Y el proceso del carrito es, sinceramente, el más simple y cómodo que he visto. No es el ‘one-click’ de Amazon (entre otras cosas porque está patentado…) pero es claro, rápido y, en pocas palabras, destinado a que aquel que quiera comprar no considere un obstáculo el proceso de pago.

También han programado todo el backoffice, los emails a clientes… ¡Vamos, una tienda! Y en tres semanas. Chapó por ellos, que les di unos diseños en Photoshop y se curraron cientos de líneas de Java.

Tener los productos de Erika Peña no era algo que estuviera previsto. No solo porque vayamos a venderlos en exclusiva para Europa -que también…- sino porque era un paso que en el plan de negocios estaba previsto más adelante. Bastante más adelante. Pero, una vez más, se demuestra que el plan sirve como guía orientativa y nunca como vía de tren de la que no es posible salir. Cuando varias tiendas (unas treinta y pico…) te dicen que quieren vender en Moodyo, generas 4 o 5 mil impactos únicos al día y recibes correos de usuarios preguntando cómo se compra, debes moverte rápido. “Pivotar”, que es como llaman a cambiar rápido en el método “Lean Startup”. Y aquí “pivotar” consistía en añadir a la plataforma un carrito, sistema de pago, etcétera. ¡Hecho! Ya me contaréis qué os parece a partir de mañana.

Conocimos ayer a Erika y, realmente, nos pareció encantadora. Hemos comenzado una simbiosis que esperemos que dure mucho tiempo. Ella ha apostado por nuestra plataforma para su estrategia de social shopping en Europa y nosotros estamos muy agradecidos por tener un producto de tanta calidad.

Cuando pueda os cuento qué pasó el viernes pasado en Madrid. Fue sensacional y muy prometedor. ¡Viva el deporte!

Quedan 19 días para Startup Alley: El día que empecé 8 veces una nota de prensa

Como periodista, hay dos cosas que me resultaban especialmente incómodas cuando comencé con Moodyo: ser entrevistado y escribir notas de prensa sobre mi proyecto. Lo primero se arregla a base de práctica, pero lo segundo me sigue costando demasiado. 

Cuando has estado muchos años recibiendo teletipos en una redacción aprendes la forma en la que no debes titular para acabar rápido en la papelera. Pero eso no significa que vayas a encontrar las claves para vender tu historia.

Ahora nos toca contarle a la gente que vamos a vender directamente desde Moodyo, que tenemos en exclusiva a una diseñadora de moda que ha creado complementos que han vestido Rihanna, Beyoncé o Anna Kournikova y venderemos sus productos a toda Europa, que ya tenemos artículos con miles de recomendaciones o creadores de tendencia con miles de seguidores…bla bla bla. 

Pero si quieres comunicar tantas cosas, lo más probable es que no acabes comunicando nada.

Puedes tirar por el lado “didáctico” e “ilustrativo” con frases como “los compradores online ya no buscan webs con opiniones sino que prefieren las recomendaciones de amigos o creadores de tendencia”. Genial, pero no se puede dejar de lado que Moodyo empieza a vender, dando un paso bastante importante (y natural) en su evolución, y que pronto se unirán más de 30 tiendas que aportarán miles de productos que podrán ser recomendados… ¡Y no nos podemos olvidar de la importancia que tiene contar con la venta de una marca en exclusiva!

Aaaaargh…

Insisto, es muy complejo. Además, no nos dirigimos a un único target. Enviaremos la nota de prensa a medios de moda, bloggers del gremio, modelos…pero también a periódicos locales generalistas. La noticia de Moodyo, ¿a dónde quiere ir a parar? ¿A la sección de Economía? ¿A Tecnología? ¿A Moda? ¿A todas? Ojalá.

Mañana continuaremos con la redacción y tendremos la nota lista antes de mediodía para lanzarla. Al fin y al cabo ya está preparado el sistema para vender, se han solucionado un puñado de bugs y se han añadido más mejoras a la plataforma. Y Álex y Lolo están deseando saber por dónde “peta” la máquina tras tantos cambios.

No os preocupéis, que publicaré el resultado final para que podamos debatir si hemos acertado o no con el tono final.

Ah, se me olvidaba: ya tenemos listas las camisetas que llevaremos a NY a Startup Alley. ¡Nos gustan mucho! ¿Y a vosotros? Allá va…

Quedan 24 días para Startup Alley: ¡BeerCoding a partir de las 22:00!

Esta mañana entramos aquí a las 9 y, desde entonces, hemos estado diseñando, programando, testeando, reuniéndonos con Los del Río para hacer cosas nuevas en Internet (ahora hacen 50 años como dúo) y ¡comprando billetes para Nueva York!

Ya tenemos todo preparado y solo nos falta un buen apartamento. Si conocéis una buena oferta para pasar del 24 de abril al 25 de mayo en la Gran Manzana, avisadme a jpadilla@moodyo.com.

El caso es que después de tantas horas programando, con los ojos un poco “coloraos” y con el subidón en el cuerpo porque hemos confirmado algunas tiendas más verificadas para Moodyo y seguimos creciendo, decidimos darle a las 22:00 el nombre de “Hora del Beercoding” o, dicho de otra forma, hora a partir de la cual podemos programar con cerveza. Cruzcampo, por supuesto, y con moderación 😉

image

Dicen las malas lenguas -pero las más sabias en esto…- que programar con un poco de alcohol en la sangre es una buena prueba para confirmar si un ingeniero es bueno o malo programando. De momento Álex y Lolo se comportan. Yo estoy escribiendo un post y, para eso, puedo beber cerveza. De hecho, los viejos maestros del periodismo cuentan que hubo una época, no muy lejana, en la que no faltaba en toda buena cajonera de plumilla una petaca para hacer más llevaderas las tarde-noches en la redacción.

En otro orden de cosas, Megan apura sus últimas horas en Manhattan. Esta tarde nos hemos conectado para cantarle cumpleaños feliz por Skype.

Hoy hemos confirmado que @Drita será blogger verificada en Moodyo, así que os ofrecerá un contenido genial a quienes amáis la tecnología. También hemos verificado a la usuaria Mary Carmen Bozal, blogger especialista en moda y, más concretamente, en tallas XL.

Finalmente, ¡ya tenemos preparado el documento de adhesión para tiendas! Y mañana viernes lo comenzarán a recibir todos aquellos que nos han solicitado estar en Moodyo. Habrá dos modalidades: dropshipping o afiliación

¡Se me olvidaba! Voy a grabar en vídeo mi experiencia en Nueva York para contaros, en primera persona todo lo que ocurra en #DisruptNYC

 ¡Cuánta ilusión!

Quedan 28 días para Startup Alley: La caja blanca y el teléfono que no suena

Hoy me he acordado de algo que me comentaron hace poco los emprendedores de Blaffin: “En Nueva York verás que todo va muy rápido. Muy, muy rápido”. David y Álvaro son dos chavales geniales que están trabajando en un producto que tiene muy buena pinta y forman parte de ese equipo de valientes que se plantan en Manhattan a hacer las Américas con una buena idea, un puñado de dólares y mucha ilusión. 

Fue sensacional hacer un Hangout la semana pasada con ellos. En 20 minutos te cuentan las tres verdades del barquero y los siempre útiles “tira por aquí y no tires por allí”. En esa conversación fue donde salió el asunto de la velocidad tan alta con la que se desarrollan las cosas allí a todos los niveles: crear empresa, buscar socios, validar un proyecto, etc. En definitiva, allí lo ven o no lo ven, pero no te marean. Y eso es fundamental en la fase inicial de cualquier proyecto que busca partners y crecer.

Aquí, sin embargo, comienzas una conversación con un tuit, la continúas dos días después por email, a eso le sigue una llamada de teléfono para explicar algo a lo que el jefe del jefe tendrá que dar el visto bueno. Y en ésas estamos con algunos asuntos curiosos. Así que hoy lunes me he quedado esperando varios correos y llamadas. Por contra, gente que no esperábamos nos ha llamado para dar muy buenas noticias y, además, ya casi tenemos vuelo y el apartamento está al caer. 

Como nuestra velocidad es otra por necesidad, nos hemos puesto a construir una caja blanca. Para ser justos, Espe y Reme se han puesto a hacer mil pruebas, han acudido a una papelería y con cartón, papel blanco, celo y unas tijeras han construido una caja blanca. Ya os contaremos en un par de posts para qué la necesitamos aunque, básicamente, es para poder hacer fotos a cosas pequeñas… ¡Muchas fotos!