Así era un prototipo de Smartphone para Samsung en 2007, semanas antes de salir iPhone. Androides, no hablen de copiar… #WWDC13

¿Cómo va a ser igual criarse con Michael Jackson que con Melendi?

Si entráis en Spotify veréis que Melendi es el artista más escuchado en España. Al mismo nivel que la educación, o a causa de la mala calidad de ésta, la música española está muerta desde hace años. No hay creatividad, no hay valores, no hay ganas de matarse ensayando en un garaje y, lo peor, si las hay, la industria (¿qué es eso?) no apuesta por ellos.

En este país ser famoso es ir a Gran Hermano, Mujeres Hombres y Viceversa o salir de una discoteca agarrado del brazo de un famosillo que, a falta de una profesión, también se ha ido a una isla a ganar dinero. Si Paquirrín puede ser DJ, todo es posible. Mientras tanto, los ingenieros y los científicos emigran porque su trabajo no es valorado. 

A finales de los 80 había un buen grupo musical por cada ciudad española. En algunas había más de uno. En Madrid, muchos, porque la movida dejó, además de muchos juguetes rotos por la heroína, a un puñado de genios que dieron lata hasta los 90. Héroes del Silencio arrasó en Alemania y Mecano hizo lo propio en Francia. ¡Exportábamos música y no era Julio Iglesias!

Yo me crié con Michael Jackson, Roberta Flack, Aretha Franklin, Supertramp, Police y otra música que me ponía mi madre (siempre en inglés…). 

¿Cómo va a ser igual criarse con Melendi que con eso?

¡Que no hombre! Es imposible. La música es cultura y refleja lo que hay en la sociedad. Y en la sociedad española ahora hay mucho cateto, mucha música que no llega ni a mediocre y un grupo de artistuchos que en los años 80 o 90 no habrían pasado de la primera ronda de casting para hacer un bolo gratis en Tocata. 

Melendi es número 1 en España, “Barbie de extrarradio” es una de las canciones favoritas del público de este país y la crisis española es, principalmente, económica. De las tres afirmaciones, una es falsa.