The World’s Hardest Working Startup

Han pasado muchas cosas desde que Álex vio el primer diseño de Moodyo en mi oficina un día de enero de 2010 y me dijo “Yo quiero participar en esto”. Por concretar un poco, hemos tenido 7 versiones distintas, unos cuántos planes de negocio, cuatro personas -entre ellas yo- que abandonaron sus trabajos fijos, una primera ronda de financiación (con sus dolores de cabeza), una inversión de todo lo que yo tenía y lo que no tenía, dos cambios grandes de modelo de negocio y mucho, mucho, mucho estudio por las noches. Mi equipo no lo sabe todo, pero todo lo pregunta, lo apunta y, al final, lo intenta mejorar.

Si Moodyo no sale adelante por inteligencia, lo hará por cojones (con perdón) y por horas de sacrificio. De verdad, este equipo merece llegar lejos.

Web Summit en Dublín, 30 y 31 de octubre

Web Summit en Dublín, 30 y 31 de octubre

Continue…

Tu startup necesita un programador en el equipo fundador

Con cierta frecuencia llegan a 3dsignia proyectos que vienen bajo el brazo de un emprendedor ilusionado. Eso me encanta porque no hay nada como el brillo en los ojos de una persona que cree tener una buena idea y, encima, la comparte contigo contándote cuán grande será en unos años.

Álex, servidor y Lolo en un ascensor antes del Mola Day 2013

Álex, servidor y Lolo en un ascensor antes del Mola Day 2013

Con menos frecuencia, por desgracia, llegan a mí proyectos en los que hay un tándem adecuado para iniciar el largo y extenuante camino que supone lanzar una empresa en Internet que aspira a ser global.

Por más que la historia nos haya puesto ante las narices los ejemplos adecuados a nosotros nos gusta más pensar que tenemos la fórmula de la Coca-Cola y, muchas veces guiados por el egoísmo, nos empeñamos en no compartir ese pastel ficticio con el compañero adecuado.

¿Qué tienen en común Apple, Microsoft, Twitter, Facebook…? Uno o varios cofundadores eran programadores. Podrán usar uno u otro sistema, ser mejores o peores analizados bajo el microscopio, pero fueron capaces de fabricar su producto mínimo viable (PMV o MVP en inglés) o, en su defecto, saber encontrarlo y modificarlo para adaptarlo al mercado (MS-DOS). Continue…