Javier Padilla

El blog de Javier Padilla

thehatch

Cofundador de Nabumbu, El Desmarque y otras historias. Programé mi primera web en 1997 y, desde entonces, diseño, programo, escribo y hago marketing online decentemente.

Tu startup necesita un programador en el equipo fundador

Con cierta frecuencia llegan a 3dsignia proyectos que vienen bajo el brazo de un emprendedor ilusionado. Eso me encanta porque no hay nada como el brillo en los ojos de una persona que cree tener una buena idea y, encima, la comparte contigo contándote cuán grande será en unos años.

Álex, servidor y Lolo en un ascensor antes del Mola Day 2013

Álex, servidor y Lolo en un ascensor antes del Mola Day 2013

Con menos frecuencia, por desgracia, llegan a mí proyectos en los que hay un tándem adecuado para iniciar el largo y extenuante camino que supone lanzar una empresa en Internet que aspira a ser global.

Por más que la historia nos haya puesto ante las narices los ejemplos adecuados a nosotros nos gusta más pensar que tenemos la fórmula de la Coca-Cola y, muchas veces guiados por el egoísmo, nos empeñamos en no compartir ese pastel ficticio con el compañero adecuado.

¿Qué tienen en común Apple, Microsoft, Twitter, Facebook…? Uno o varios cofundadores eran programadores. Podrán usar uno u otro sistema, ser mejores o peores analizados bajo el microscopio, pero fueron capaces de fabricar su producto mínimo viable (PMV o MVP en inglés) o, en su defecto, saber encontrarlo y modificarlo para adaptarlo al mercado (MS-DOS).

Tu idea no vale nada. Eso ya lo hemos hablado muchas veces. El cielo y el infierno están llenos de muertos que se llevaron al ataúd invenciones geniales que callaron para sí, no supieron poner en marcha o no compartieron por miedo a que se la quitara un millonario y la explotara.

Como aprender programación no es fácil por mucho que se empeñen los cursos que, a porrillo, nos venden ahora en mil sitios intentando aprovechar la crisis, lo mejor es que busques a alguien con un perfil similar a éste:

– Joven o, en su defecto, menos joven pero con capacidad de esfuerzo como para pasar muchas horas (+10 diarias) delante de un teclado y con la capacidad de ignorar que existe mundo fuera de vuestro “garaje”.

– Alguien que quiera romper reglas y patrones establecidos pero sin ser un soñador sin suelo.

– Sin ataduras que le lleven a abandonar las horas de programación por algo superfluo como un novio o novia…¡o la familia! (Si todo va bien, ya tendrá tiempo de eso…).

– Alguien que sepa que los próximos 4 años de su vida va a vivir una aventura más parecida a una montaña rusa que a la película de la Red Social.

– Autónomo o profesional libre que desea tener un porcentaje de una nueva empresa con idea de poder venderlo en unos años y dedicarse a apoyar a otros emprendedores, a viajar o cualquier cosa distinta a ser un empleado al servicio de los sueños de otra persona.

No te engañes. Buscar a un programador “a sueldo” que apoye tu sueño no suele funcionar casi nunca. Y lo peor que te puede pasar es perder al creador de código a mitad de camino. Por muy buen programador que uno sea, y aunque lo comente todo de forma excelente, siempre hay métodos y trucos que pueden hacer que otro colega de profesión pierda una semana hasta desentrañar un procedimiento. Eso en el mejor caso. En el peor, nada está bien comentado y tu queso de gruyère se viene abajo cuando intentabais recuperar el trabajo hecho anteriormente.

Ya lo dice Jeff Bezos: “Invierto pensando en 5 factores: equipo, equipo, equipo, equipo e idea”. Si tienes a gente hábil puedes cambiar el proyecto -“pivotar” que le llaman- y girar el timón a un horizonte más viable.

No sabéis cuántas veces suena el teléfono en la oficina para contar la misma historia: “Encargamos la web a X, dimos una señal de Y euros…y hace meses que no sabemos nada/el trabajo es basura”. Con frecuencia hay que rehacer el trabajo. Cuando se trata de una web corporativa no hay más problema que el tiempo y el dinero perdidos; si en medio había el sueño de una persona con una idea brillante, además de lo anterior, se habrá perdido ilusión y eso, creedme, no se puede comprar en ningún sitio.

Resumen
Tu startup necesita un programador en el equipo fundador
Título
Tu startup necesita un programador en el equipo fundador
Descripción
Las empresas de base tecnológica no pueden intentar crecer subcontratando el desarrollo de aplicaciones informáticas. Microsoft, Apple, Facebook, Tumblr, Twitter o HP son ejemplos que sirven para demostrar que en toda startup debe haber un socio que sea ingeniero.
Autor

Author: Javier Padilla

Share This Post On

1 Comment

  1. pues yo tengo una idea para emprender algo grande y necesito encontrar dos programadores que junto a un diseñador y yo empecemos a desarrollarlo, donde puedo encontrar a esos profesionales? me acerco a la universidad y los busco alli o que me aconsejas.

    muchas gracias

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies