Javier Padilla

El blog de Javier Padilla

thehatch

Cofundador de Nabumbu, El Desmarque y otras historias. Programé mi primera web en 1997 y, desde entonces, diseño, programo, escribo y hago marketing online decentemente.

Programa o sé programado

Aprender a programar no es difícil. La programación ayuda a que tu cerebro sea más analítico y tenga capacidad para descomponer problemas grandes en otros más pequeños que se pueden abordar por separado. No importa el lenguaje elegido. Da igual si decides irte a por la moda de Ruby on Rails, la facilidad para hacer cosas rápido del PHP o la robustez de Java.

Antes de decidirte por uno de esos lenguajes debes programar tu cerebro para que aprenda a pensar como un programador. Aparecerán entonces en tu mapa mental los bucles, los arrays, las variables, los condicionales, los métodos… y éstos son independientes del lenguaje. Posteriormente tendrás que aprender los vericuetos de cada uno de ellos, pero al principio solo importa saber pensar correctamente.

Un buen programador no sabe solo programar en un determinado lenguaje. Al contrario, sabe “programar” y posteriormente se adapta a lo que venga porque conoce los principios de la computación.

Esa amplitud mental hace que las personas sean más ricas. Y no se trata de dar de lado otros conocimientos y disciplinas, sino de comprender una nueva realidad: la programación estará presente en todas las áreas de la vida en un período inferior a 10 años.

Mattan Griffel, conocido por ser uno de los primeros en adueñarse del concepto ‘Growth Hacker’ pero también por crear “One Month Rails”, nos comentaba en Nueva York durante una presentación que la disyuntiva a la que se enfrenta el ser humano ahora es sencilla: programar o ser programado.

No se trata ahora de elegir si uno quiere estudiar Historia del Arte o Ingeniería Aeronáutica, sino de comprender que en ambos casos habrá que saber programación. Ignorar esa realidad solo nos llevará a retrasar lo inevitable, y mientras más años tardemos en adaptar nuestro cerebro a los métodos analíticos, más complicado será hacerlo.

Si tienes un hijo menor de 15 años, date prisa y apúntalo a clases de programación. ¡Pero ten cuidado! Debes buscar a un buen profesor porque hay pocas cosas más frustrantes que tener a un mal maestro para aprender código. Explicar algo que, en origen, es abstracto, solo puede hacerse con cariño y emocionando, aplicando esas cosas que flotan en el aire al mundo real y plasmando el conocimiento en cosas tangibles.

En 10 años no existirán muchas de las cosas que hoy damos por buenas. Los intermediarios irán desapareciendo en todos los sectores para conectar a productor y consumidor. Y para hacer realidad ese proceso harán falta millones de programadores.

Con 5 o 6 años recibí uno de los mensajes que más han influido en mi persona. “Los próximos analfabetos serán aquellos que no hablen inglés ni sepan informática”, me decía mi padre, muy serio, mientras mirábamos ordenadores en El Corte Inglés a mediados de los 80.

Ojalá hubieran existido en ese años iniciativas como code.org, Udemy o Coursera.

Hoy leía en Xataka que un Audi RS7 sin conductor estaba retando a un humano en una carrera a 250 km/h. Sin duda, un logro de la inteligencia artificial, la computación y los sensores. En la misma publicación se recoge que la UE ha iniciado el programa “All you need is code”, apoyado por Microsoft, Facebook, Rovio o SAP, empresas que ven como su futuro está vinculado a la existencia de nuevos programadores.

Mark Zuckerberg, cofundador y CEO de Facebook, quiere modificar las leyes de inmigración estadounidenses por un sencillo motivo: tiene que ser más sencillo incorporar a su país a nuevos jóvenes talentosos que sepan programar. El ingeniero es la nueva estrella en Silicon Valey y Nueva York, donde algunas de las estrellas del código de Facebook o Google tienen, incluso, representante e ingresan cada año más de 200.000$.

Pero no hay que ir tan lejos. Esta semana puse una oferta de trabajo en mi timeline:

Decenas de retuits y, ¿sabéis cuántos candidatos y/o peticiones he recibido? Cero.

¿No es extraño en un país con un 25% de paro que una oferta de empleo para un gran proyecto y con buena remuneración se quede desierta? ¿Ocurriría esto con periodistas, abogados o arquitectos?

Así que habrá que estudiar programación, si no es ya por convencimiento, sí por empleabilidad. El déficit de programadores para los próximos años será brutal. Son los arquitectos del futuro y, sin ellos, tardaremos más tiempo en hacer cosas maravillosas y necesarias para todos.

Por último, os dejo una infografía interesante de los compis de Who Is Hosting This sobre lenguajes de programación.

infographics about what code should you learn / Infografía sobre qué lenguaje de programación es más interesante para aprender

Resumen
Título
Programa o sé programado
Descripción
Artículo en el que se habla de la importancia de aprender a programar para ayudar a construir el futuro y conseguir empleo en los próximos 10 años.
Autor

Author: Javier Padilla

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Qué perfil es más importante, el comercial o el ingeniero? | El Blog de Javier Padilla - […] Atendiendo a cómo se tratan este tipo de casos en el Silicon Valley, Nueva York, Londres, Dublín, Berlín o…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies