Javier Padilla

El blog de Javier Padilla

thehatch

Cofundador de Nabumbu, El Desmarque y otras historias. Programé mi primera web en 1997 y, desde entonces, diseño, programo, escribo y hago marketing online decentemente.

Resolviendo el misterio de #TheDress

Tras la vertiginosa carrera de las llamas, hoy nos hemos despertado con el misterio del vestido que tiene dividida a la comunidad tuitera. Unos lo ven de un color y otros lo ven de otro —un grupo, negro y azul; otro, blanco y dorado— así que he decidido hacerle una prueba más o menos “científica” para determinar quién acierta y quién no debe fiarse demasiado de sus sentidos. La controversia se ha extendido por Twitter con el hashtag #TheDress.

Al analizar las imágenes, los distintos puntos de vista y, sobre todo, la fuente original del vestido, es posible llegar a una conclusión: es la foto la que realmente nos confunde (en el último párrafo veréis el motivo).

En primer lugar os muestro la imagen original para que cada uno juzgue en función de su vista:

 

Vestido sin retocar

Vestido sin retocar

Para poder emitir un veredicto nos hemos ido a Photoshop. Utilizando el cuentagotas obtenemos en un área lo siguiente:

Herramienta cuentagotas en zona marrón-dorada del vestido

Herramienta cuentagotas en zona marrón-dorada del vestido

A mí, personalmente, me parece que hablamos de un tono dorado (en la gama de los marrones).

A continuación, hacemos lo mismo en la zona más clara del vestido:

Zona celeste del vestido seleccionada con el cuentagotas

Zona celeste del vestido seleccionada con el cuentagotas

Aquí, a mí me parece que estamos ante un “blanco-celeste” o algo así. Y así lo indica el cuentagotas.

Sin embargo, algún purista podría decir con toda la razón que estoy señalando un área cuyo píxel es de ese tono. Cierto. Por lo tanto, recurrimos a una herramienta denominada “Mediana”. Lo que hace es reunir los colores de un área determinada y hallar el valor intermedio de toda la zona (por ser simplistas).

Y este sería el resultado delimitando dos zonas del vestido:

Efecto "Mediana" en dos de las "áreas de la discordia" del vestido

Efecto “Mediana” en dos de las “áreas de la discordia” del vestido

Para que no nos dejemos engañar, finalmente, nos vamos a otro documento donde copiamos y pegamos ambas áreas y las sometemos, de nuevo, al cuentagotas.

El cuentagotas de Photoshop nos saca de dudas en esta zona: es una zona en la gama de los azules.

El cuentagotas de Photoshop nos saca de dudas en esta zona: es una zona en la gama de los azules.

Ahora, repetimos la maniobra con la zona de abajo (aunque al aislarla se aprecia, claramente, que es un tono marrón).

Finalmente, al marcar la zona más oscura obtenemos que el color es marrón, lo que puede dar lugar a decir que es "dorado", pero no "negro".

Finalmente, al marcar la zona más oscura obtenemos que el color es marrón, lo que puede dar lugar a decir que es “dorado”, pero no “negro”.

Por lo tanto, queda resuelto el enigma, al menos desde un punto de vista estrictamente “pixeliano”. Por el efecto de los colores colindantes y la tonalidad de la luz, el cerebro puede interpretar otras cosas, pero esos colores son, en la foto, celeste y marrón (o dorado).

El problema por el que existen varias percepciones puede llegar por el contexto. En este tuit lo explica muy bien Kathryn Long:

Al menos, todos tenemos ahora algo a lo que agarrarnos a la hora de defender nuestra visión…¿no? ¡NO!

¡Porque el vestido real es de color negro y azul! ¿No lo creéis? Pues aquí lo tenéis, en Mashable para todos aquellos que aún tengan dudas. Y aquí abajo os lo dejo 🙂

Vestido Royal Blue Black #TheDress

Vestido Royal Blue Black #TheDress

También lo tenéis en estos colores

Lo que nos queda claro es que no existe ninguna versión en dorado

Lo que nos queda claro es que no existe ninguna versión en dorado

Por lo tanto, y a modo de conclusión, lo que tenemos es una imagen que convierte en confusos los colores reales hasta el punto, prácticamente, de eliminarlos para una parte de los usuarios. ¿Por qué? Por la forma de reflejar la luz del entorno, la compresión de la imagen en la cámara, la sensibilidad de la óptica de la cámara, la compresión al subirla a Twitter/Facebook y, sobre todo, porque la luz bajo la que estaba el vestido no era neutra y, probablemente, ésta tenía un tono azul. Al sumar la luz azulada con el azul del vestido, este aparece como blanco. Esto nos lleva a confirmar que están en lo cierto ambas facciones si nos dejamos orientar únicamente por la foto.

Si ante el vestido real alguien dijera que lo ve en blanco y dorado entonces sí deberíamos ir a visitar al oftalmólogo con cierta urgencia.

Author: Javier Padilla

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies