Javier Padilla

El blog de Javier Padilla

thehatch

Cofundador de Nabumbu, El Desmarque y otras historias. Programé mi primera web en 1997 y, desde entonces, diseño, programo, escribo y hago marketing online decentemente.

Análisis Tidal vs Spotify tras 24 horas de uso

El día 30 de marzo Jay-Z anunció el nacimiento de Tidal. Se trata de un servicio apoyado por un grupo de artistas que creen que es necesario apostar por un streaming de calidad en detrimento de otras opciones más mainstream (y baratas) como Spotify.

Tras 24 horas utilizándolo de forma intensiva, este es mi análisis:

Diseño

El diseño de Tidal es bueno. Es sencillo de utilizar y la interfaz no tiene complicaciones. Para no errar, eso sí, se han “basado” excesivamente en Spotify. Mismo sistema de iconos, listas, búsqueda, etcétera.

Se agradece porque no es necesario período de adaptación.

Calidad sonora

Pantalla con configuración de calidad de sonido

Pantalla con configuración de calidad de sonido

Uno de los grandes atractivos de Tidal es su superior calidad con respecto a los sistemas de streaming más populares. Concretamente, multiplica por 4 el bitratecantidad de bits por segundo en la señal de audiode Spotify.

¿Qué quiere decir esto? Es sencillo. Si Spotify ofrece en su versión de alta calidad un bitrate aproximado de 320kbps, Tidal llega hasta los 1.411kbps. Además, lo hace con el Codec FLAC, destinado precisamente al audio de alta calidad.

El problema está en que no todo el mundo tiene el equipamiento adecuado para disfrutar de ese salto cualitativo. En mis pruebas he empleado dos tipos de auriculares:

Sennheiser OCX-685i (55€, gama media, tipo botón)

Sony MDR-1R (200€, gama media-alta, tipo diadema, aislamiento acústico medio)

Con los Sennheiser solo se percibía esa calidad en determinadas canciones y solo en algunas frecuencias de agudos y medios. Los graves prácticamente sonaban con el mismo detalle (hablamos siempre de comparaciones Tidal en modo HiFi y Spotify en modo Alta Calidad).

En el caso de los Sony sí se notaba más la diferencia, sobre todo en canciones con gran instrumentación y un buen número de pistas grabadas originalmente en digital.

Pero, ¿en qué condiciones puedo utilizar esos auriculares? Aunque son confortables, no es el tipo de cascos que me pongo para ir por la calle o en el metro. Es más, con las vibraciones propias del transporte público se eliminarían esos matices “extra” que proporciona Tidal.

Aplicaciones

Tidal dispone de dos aplicaciones para iOS y Android que son sencillas de utilizar. Para utilizarlo en el escritorio hay que utilizar Chrome y entonces hacemos uso de una webapp bastante intuitiva en la que, insistimos, hay muchos detalles de la interfaz de Spotify. Para muestra, un tuit de Jesús Gallent muy ilustrativo:

 

Catálogo

Tidal y Spotify tienen canciones para aburrir, aunque siempre tendrás un amigo hipster que te dirá que no encuentra casi nada de lo que le gusta (eso dice mucho de sus gustos…). Ahora en serio, Tidal viene de serie con 25 millones de títulos y Spotify tiene unos 30, así que es complicado que te dejen con ganas de oír tu tonada favorita.

Eso sí, como pega a Tidal se podría decir que deben afinar un poco su búsqueda. Ayer mismo tuve que reportarles que ante la consulta “Smooth Criminal” (para quien la opción 1 debería ser Michael Jackson), obtuve un montón de grupos y solistas extraños y no al genio de Gary (Indiana). También quedó recogido en el siguiente tuit:

 

Consumo de ancho de banda

Aquí hay que agarrarse porque vienen curvas. Utilizar Tidal en la calle sin una conexión wifi es destrozar tu consumo mensual de megas en pocas escuchas.

Para ponerle cifras a esto diremos que una canción normal en alta calidad consume unos 16MB en Spotify, mientras que la misma en Tidal se puede comer perfectamente 66MB.

Con 10 canciones ya se superarían los 600MB. Así que con 15 temas ya te habrías quedado sin ancho de banda para lo que quede de mes (suponiendo que antes no hubieras gastado nada). Si te fijas, las cuentas cuadran: Una canción de 16MB en Spotify ocupará unas 4 veces más en Tidal debido a que tiene un bitrate 4 veces superior.

Lo cierto es que, debido a las restricciones para su uso comentadas anteriormente, no veo mucha utilidad a Tidal fuera de casa. Necesito auriculares de calidad (o altavoces), cero vibraciones y una conexión wifi estable.

Las estrellas detrás

Daft Punk, Coldplay, Jay-Z, Madonna, Rihanna, Beyonce y una pléyade compuesta por 16 artistas de renombre internacional han impulsado esta startup que nace con base en Nueva York.

Contenido exclusivo

Precisamente, uno de los incentivos que se ofrece para que los usuarios se cambien a Tidal y paguen más es que se hará streaming de contenido exclusivo que no estará disponible en otras redes (en referencia a Youtube o Spotify). Esto sí tiene un claro efecto llamada al fenómeno fan, para quien no escuchar el último lanzamiento de su artista favorito si tiene efectos devastadores.

Ahora mismo se puede ver, por ejemplo, “Electroma”, el documental de Daft Punk en el que, a lo largo de más de una hora, los enigmáticos componentes de la banda intentan convertirse en humanos.

Vídeos musicales

Uno de los servicios interesantes de Tidal son los vídeos musicales. Ahí, al igual que ocurre con el audio, ofrecen calidad HD y sonido excepcional. Lo hemos probado y está bastante bien.

También es cierto que ya no estamos en los años 80 y 90 cuando los videoclips eran parte fundamental de cualquier lanzamiento junto a la “hell-rotation” en MTV.

Precio

Aquí los de Tidal se han pasado dos pueblos —o tres— ya que piden, en el caso de España, 26€ 19,99€ mensuales si se quiere disfrutar de esa calidad top en audio.
Si te apañas con el sonido “ramplón” de 320Kbps con el codec AAC —o sea, lo que ya obtienes con Spotify— entonces puedes pagar 9,99€ mensuales. Mismo precio que su competencia y menor catálogo. ¿Por qué cambiar entonces? ¿Por los vídeos? Rara vez encontraremos algo que no esté en Youtube aunque, una vez más, siempre le quedarán a Tidal las exclusivas. Si se hacen fuerte ahí es posible que su servicio acabe despegando.

Conclusión

Soy un sibarita con todo lo que se refiere al sonido. Quienes seguís mi blog y mi Twitter sabéis que tengo una batería, una guitarra eléctrica —que toco fatal—, una mesa de mezclas, cinco o seis auriculares distintos, etcétera. Vamos, que soy un coñazo en lo que a “selectivo” con el sonido y los estilos musicales.

Por eso cuando anunciaron Tidal me sentí muy feliz. Más aún cuando dijeron que los 30 primeros días eran gratis (para todo el mundo). Puse mi cuenta de Paypal y comencé a disfrutarlo desde el primer momento.

Como buen obseso que soy, me dedique a hacer decenas de comparaciones entre canciones. Mismo dispositivo, mismos auriculares, mismo ambiente, misma canción. Una y otra vez. ¿Se nota la calidad extra de Tidal? Sí, en determinadas canciones y con unos cascos decentes.

¿Está la gente dispuesta a pagar casi 3 veces lo que vale Spotify por tener esa calidad extra? Probablemente no. ¿Y a pagar lo mismo y cambiar Tidal por Spotify? Probablemente tampoco si ya tienes muchas listas. Eso sí, les puede salvar ofrecer material exclusivo por esos 9,99€.

Tidal lo tendrá muy difícil en España. Todavía en Estados Unidos se puede pagar por él 19,99$ (unos 17€) y puede tener su público, ya que allí el usuario medio suele tener un iPhone (casi 65% del mercado smartphone en ese país) y unos auriculares de gama media-alta. Sin embargo, aquí el usuario tiene habitualmente unos cascos que son los que venían con el teléfono, los que le han regalado en el AVE o similar. Y después, un terminal Android de gama media con Spotify en modalidad “free”.

Personalmente, me quedaré unos cuantos días más y tomaré la decisión final cuando expire el plazo de escucha gratuito.

Author: Javier Padilla

Share This Post On

2 Comments

  1. Hola buenas noches. He estado leyendo atentamente el artículo que has escrito, y sinceramente me ha parecido muy interesante. Me gustaría probar Tidal en modo Hifi durante esos 30 días, pero cuando me voy a registrar me pide que introduzca los números de mi Visa y eso es lo que no entiendo por qué me obligan a tener que tirar de mi tarjeta de crédito. Por otra parte, no estoy muy seguro que si lo pruebo pagando no me tenga que comprometer por ciertos meses a tener que pagarles a estos señores lo 20 dólares que no sé exactamente cuánto serian en Euros. Si eres tan amable me gustaría que me respondieses a estas mis dudas
    Te quedaría muy agradecido
    Atentamente
    José Antonio

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR