Programa o sé programado

Aprender a programar no es difícil. La programación ayuda a que tu cerebro sea más analítico y tenga capacidad para descomponer problemas grandes en otros más pequeños que se pueden abordar por separado. No importa el lenguaje elegido. Da igual si decides irte a por la moda de Ruby on Rails, la facilidad para hacer cosas rápido del PHP o la robustez de Java.

Antes de decidirte por uno de esos lenguajes debes programar tu cerebro para que aprenda a pensar como un programador. Aparecerán entonces en tu mapa mental los bucles, los arrays, las variables, los condicionales, los métodos… y éstos son independientes del lenguaje. Posteriormente tendrás que aprender los vericuetos de cada uno de ellos, pero al principio solo importa saber pensar correctamente.

Un buen programador no sabe solo programar en un determinado lenguaje. Al contrario, sabe “programar” y posteriormente se adapta a lo que venga porque conoce los principios de la computación.

Esa amplitud mental hace que las personas sean más ricas. Y no se trata de dar de lado otros conocimientos y disciplinas, sino de comprender una nueva realidad: la programación estará presente en todas las áreas de la vida en un período inferior a 10 años.

Mattan Griffel, conocido por ser uno de los primeros en adueñarse del concepto ‘Growth Hacker’ pero también por crear “One Month Rails”, nos comentaba en Nueva York durante una presentación que la disyuntiva a la que se enfrenta el ser humano ahora es sencilla: programar o ser programado.

No se trata ahora de elegir si uno quiere estudiar Historia del Arte o Ingeniería Aeronáutica, sino de comprender que en ambos casos habrá que saber programación. Ignorar esa realidad solo nos llevará a retrasar lo inevitable, y mientras más años tardemos en adaptar nuestro cerebro a los métodos analíticos, más complicado será hacerlo.

Si tienes un hijo menor de 15 años, date prisa y apúntalo a clases de programación. ¡Pero ten cuidado! Debes buscar a un buen profesor porque hay pocas cosas más frustrantes que tener a un mal maestro para aprender código. Explicar algo que, en origen, es abstracto, solo puede hacerse con cariño y emocionando, aplicando esas cosas que flotan en el aire al mundo real y plasmando el conocimiento en cosas tangibles.

En 10 años no existirán muchas de las cosas que hoy damos por buenas. Los intermediarios irán desapareciendo en todos los sectores para conectar a productor y consumidor. Y para hacer realidad ese proceso harán falta millones de programadores.

Con 5 o 6 años recibí uno de los mensajes que más han influido en mi persona. “Los próximos analfabetos serán aquellos que no hablen inglés ni sepan informática”, me decía mi padre, muy serio, mientras mirábamos ordenadores en El Corte Inglés a mediados de los 80.

Ojalá hubieran existido en ese años iniciativas como code.org, Udemy o Coursera.

Hoy leía en Xataka que un Audi RS7 sin conductor estaba retando a un humano en una carrera a 250 km/h. Sin duda, un logro de la inteligencia artificial, la computación y los sensores. En la misma publicación se recoge que la UE ha iniciado el programa “All you need is code”, apoyado por Microsoft, Facebook, Rovio o SAP, empresas que ven como su futuro está vinculado a la existencia de nuevos programadores.

Mark Zuckerberg, cofundador y CEO de Facebook, quiere modificar las leyes de inmigración estadounidenses por un sencillo motivo: tiene que ser más sencillo incorporar a su país a nuevos jóvenes talentosos que sepan programar. El ingeniero es la nueva estrella en Silicon Valey y Nueva York, donde algunas de las estrellas del código de Facebook o Google tienen, incluso, representante e ingresan cada año más de 200.000$.

Pero no hay que ir tan lejos. Esta semana puse una oferta de trabajo en mi timeline:

Decenas de retuits y, ¿sabéis cuántos candidatos y/o peticiones he recibido? Cero.

¿No es extraño en un país con un 25% de paro que una oferta de empleo para un gran proyecto y con buena remuneración se quede desierta? ¿Ocurriría esto con periodistas, abogados o arquitectos?

Así que habrá que estudiar programación, si no es ya por convencimiento, sí por empleabilidad. El déficit de programadores para los próximos años será brutal. Son los arquitectos del futuro y, sin ellos, tardaremos más tiempo en hacer cosas maravillosas y necesarias para todos.

Por último, os dejo una infografía interesante de los compis de Who Is Hosting This sobre lenguajes de programación.

infographics about what code should you learn / Infografía sobre qué lenguaje de programación es más interesante para aprender

Emilio Botín no era un “banquero malo”

Emilio Botín debe estar mirándonos desde donde esté -no entro a valorar si Cielo, Infierno o Purgatorio- con cierta decepción. Se ha marchado al otro mundo con la etiqueta de “banquero”, y eso equivale a un sempiterno velo de ruindad ante los ojos del crítico de palo de turno y de sus miles de palmeros.

Que España tenga críticos de palo no es malo; carecer de un pueblo con capacidad de discernir entre verdad contrastada y mentira populista es letal.

Poco importa, por poner un ejemplo, que las rescatadas hayan sido las cajas y no los bancos. Es más, que sean determinadas cajas. Que sus malos gestores tengan nombre y apellidos asociados a casos específicos, y que sea posible dividir el panorama bancario español en un gradiente de calificaciones de 0 a 10 es secundario. Continue…

Uber demuestra que no todo está inventado

Uber es la mejor respuesta a los que decían “todo está inventado”. Por suerte para nosotros, todo puede ser reinventado…

A mi edad ya he cambiado 3 veces de “profesión” (u oficio).

Empecé en una redacción (en ABC de Sevilla). Dentro hubo que especializarse en maquetar, retocar fotos y hacer infografías. Incluso durante algunos años lideré la información agraria, lo que me sirvió para dirigir algunas publicaciones fuera de España (¡por suerte sabía inglés! Y cuando no sabía algo, ahí estaba Google). Continue…

Imhotep y los ingenieros sin título universitario

Imhotep, el primer ingeniero

Imhotep, el primer ingeniero

Dicen que Imhotep fue el primer ingeniero de la historia. Construyó la pirámide escalonada de Saqqara -de 60 metros de altura- con miles de toneladas de piedra caliza, un material nunca utilizado hasta entonces para grandes construcciones. Hablamos del año 1.700 antes de Cristo y de un hombre que destacó en medicina, astronomía, arquitectura y, por supuesto, ingeniería.

Desconocía las integrales, las derivadas -aparecidas hace apenas unos cuatro siglos- pero tenía una virtud importante: ejecutaba las ideas que pasaban por su mente.

Gracias a Youtube, Quora, Wikipedia o Stack Overflow -entre otras fuentes, aunque hay miles- cualquier persona con la actitud adecuada podría convertirse en ingeniero. Continue…

La foto de UNinvolved in Peace es falsa

Soldado de Naciones Unidas ante un cartel en el que se lee "Involved in Africa"

Fotografía Original donde se lee “Involved in Africa”

La foto en la que se ve a un soldado de las Naciones Unidas delante de un cartel donde se lee “Involved in Peace” es falsa. No hay nada mejor que una búsqueda en Google para desmontar fakes y comprender que alguien quiso que se leyera “UNINVOLVED in PEACE“.

En la original (a la derecha), tomada en 2008, se puede leer “Involved in Africa”. De forma interesada, alguien ha cogido esa instantánea para aprovechar que el Pisuerga pasa por donde él quiere. Continue…

Los motivos de Apple para lanzar iWatch en octubre y no antes

Tras varios años de especulaciones, Apple anunció el iPhone el 9 de enero de 2007. Tardó más de seis meses -hasta el 29 de junio de ese año- en ponerlo en el mercado. Solo en Estados Unidos y solo con AT&T.

Google estaba trabajando en su propio teléfono con Android. “Como consumidor estaba impresionado. Quería tener uno de inmediato. Como ingeniero de Google pensé ‘vamos a tener que empezar de nuevo’”, afirma Chris DeSalvo, uno de los ingenieros que se llevó más de dos años trabajando entre 60 y 80 horas semanales para sacar los primeros prototipos Android -arrancaron en 2005- y que vio como aquel anuncio de Steve Jobs iba a cambiarlo todo.

De hecho, Google estaba trabajando en un teléfono nuevo similar a Blackberry, con un teclado físico. “El iPhone fue como un puñetazo en el estómago”, continua DeSalvo.

Navegando unos miles de kilómetros hasta la sede de la multinacional Samsung en el Sur de Korea, las cosas eran aún más distintas.

El Smartphone según Samsung antes y después del iPhone

El Smartphone según Samsung antes y después del iPhone

Continue…

Aclaración sobre una información publicada por “Mercado de Dinero” sobre Moodyo y la IV Gala Blogosur

Todos los premiados en la categoría "Personal" en la IV Gala Blogosur

Todos los premiados en la categoría “Personal” en la IV Gala Blogosur. Rubén Sánchez, de espalda, y las otras bloggers premiadas de I Do Proyect, Weboho y La parejita de golpe

Ayer viernes, tras la celebración de la IV Gala Blogosur, se publicó en Mercado de Dinero (Ausbanc) la siguiente información:

“Una empresa que se autodenomina como ‘el Facebook de las compras’ patrocina la concesión del premio al ‘Mejor Twitter personal de Sevilla’ otorgado a Rubén Sánchez, portavoz de Facua”

Link a la noticia (31/05/2014 a las 13:51 horas)

En la misma se incluyen las siguientes afirmaciones (extraídas el 31/05/2014 a las 13:53 horas):

El premio otorgado a Rubén Sánchez, portavoz de Facua, como “Mejor Twitter personal de Sevilla” está patrocinado por la firma Moodyo Enterprises, dedicada a la promoción y venta de artículos por Internet o “social Shopping”, que se define como “el Facebook de las compras” y que cuenta con un préstamo participativo de la Agencia IDEA (Fondo Jeremie de la UE) por importe de 300.000 euros, el cual supone las dos terceras partes de los 450.000 euros totales con los que ha contado para su lanzamiento.

 

Por tanto, tenemos que una firma como Moodyo, que está dedicada expresamente a la publicidad comercial de todo tipo de productos de consumo, es el patrocinador de un premio a la cuenta de Twitter del portavoz de Facua que le “califica” como la mejor cuenta “personal” del año en Sevilla.

 

Desde estas páginas ya hemos reseñado anteriormente la extrañeza que producía el hecho de que Rubén Sánchez dedique parte de sus mensajes en Twitter a referir determinadas marcas y productos comerciales, una actividad que a la luz del patrocinador de su flamante premio al “Mejor Twitter personal” va cobrando un sentido más concreto.

Ante estas informaciones, me veo obligado a aclarar varios puntos: Continue…

Facebook vs Google: Cuando las vivencias superan al contexto

Hace poco más de un año, cuando las acciones de Facebook pasaban por su peor momento, invertí 500€ en acciones de la compañía de Mark Zuckerberg. Era mi primera inversión en bolsa (y, de momento, la última) y mi forma de apoyar ese proyecto. Todos los analistas decían que a la red social más importante del mundo se le había ido el gas, que su publicidad no funcionaba y que los jóvenes preferían Instagram o Snapchat.

A mí, personalmente, Facebook siempre me ha parecido una pequeña obra maestra con muchas posibilidades de cara al futuro. Muchas más que Google, desde mi punto de vista. ¿Por qué? Google ha extendido sus tentáculos sobre el contenido de la web y Facebook lo ha hecho sobre las personas que la utilizan. Continue…

EBE 2013: Cuando la disrupción es parte de la supervivencia

El EBE 2013 (#EBE13) pasará a la historia como el de la disrupción. No por las apuestas rompedoras, que alguna hubo, sino porque ha supuesto una ruptura con ediciones anteriores en algunos sentidos. Empezando por Luis y Benito, organizadores, que podrían haberse “disruptado” (perdón por el palabro) la cara si no hubieran sido capaces de hacer una nueva edición sólida con tan pocos recursos.

Foto de Familia de EBE realizada por @Brero

Foto de Familia de EBE realizada por @Brero

Continue…

La crisis de los que hacían webs a 90.000 euros

La Padyweb era gráficamente desastrosa y su contenido dejaba mucho que desear pero me sirvió para aprender mucho (Año 1997)

La Padyweb era gráficamente desastrosa, su diseño era inexistente y su contenido dejaba mucho que desear pero me sirvió para aprender mucho (Año 1997)

El otro día compartía mesa con mi amigo Jaime. Estudiamos juntos en la carrera y los dos tenemos clara una cosa: si la competición consiste en horas machacando un tema para resolverlo en condiciones, muy pocos pueden ganarnos. Comimos una hamburguesa cada uno y un par de refrescos mientras debatíamos sobre nuevos proyectos donde trabajar juntos. Nuestro menú sigue siendo el mismo años después y, aunque cambiamos el McDonalds por un bar de tapas, seguimos mentalmente muy lejos de las comilonas en restaurantes con facturas indecentes.

Ambos coincidimos en que si quitamos los proyectos de riesgo donde nos hemos metido conscientemente, hemos crecido en estos años de “la crisis”. Es paradójico porque en nuestro entorno muchas empresas han cerrado o abandonado el área de desarrollo web. Algunas por falta de clientela, otras por falta de adaptación y muchas, por desgracia, por no saber vender un producto a su precio adecuado. Continue…