Revistas básicas que los emprendedores deben leer

Existen libros y revistas con temáticas exclusivas para algunos sectores que todos los emprendedores deben leer, ya que les servirán para estar al tanto de las tendencias que surjan en el mercado, y les darán consejos sobre marketing y negocios; estrategias de promoción, de comunicación, servicio al cliente y productividad que pueden aplicar en su empresa. Las temáticas de las revistas inclusive los pueden ayudar a inspirarse para generar nuevas ideas de negocio y hasta para crear contenido original en su blog. Continue…

Cinco libros para emprendedores que debes leer (y en qué orden)

El otro día, mientras participaba en una mesa redonda en el curso de Marketing Digital de la Universidad Pablo de Olavide, me plantearon una pregunta interesante: “¿Qué libros recomendarías a las personas que se quieren adentrar en el mundo de la empresa?”

Me lo tomé como un entrenador que debe elaborar la lista de tiradores de penaltis en una final, porque no creo que sea suficiente con escoger a las personas adecuadas, sino también es imprescindibles colocarlas en el orden correcto.

Así que paso a recomendaros los siguientes libros:

1) Founders at Work: Stories of Startups’ Early Days

¿Por qué coloco este libro el primero? Creo que es un referente bastante interesante para situar al lector ante el reto que va a iniciar. Los fundadores de Hotmail, Paypal, TripAdvisor o TiVo, entre otros, cuentan cómo fueron sus inicios a la hora de montar sus negocios.

Me pareció muy interesante porque se encuentran en todos ellos una serie de puntos comunes: esfuerzo titánico, pasión por resolver un problema, importancia de escoger el equipo adecuado, etcétera.

Si has decidido montar una startup en Internet debes saber a qué te enfrentas, y qué mejores espejos que aquellos que reflejan la imagen del éxito final tras un camino que no fue nada fácil.

2) 5 Minute Business. Growth Hacking Secrets Revealed

Ya conoces las historias de éxito de algunos emprendedores. ¿Y ahora qué? Llega el momento de crear la tuya propia y sería muy recomendable conocer qué recursos existen hoy en Internet para ayudarte en tu viaje. Incluso, ya puestos, sería más que interesante encontrar a alguien que te guiara para no gastar mucho dinero a la hora de buscar y poner en marcha tu proyecto.

Reconozco que llegué a este libro de casualidad. Soy un gran comprador de títulos en Kindle a partir de la medianoche. Estaba buscando algo interesante sobre Growth Hacking y me topé con este interesante manual que explica, grosso modo, cómo se crea un gran negocio hoy en día con muy pocos recursos económicos.

El autor cuenta varios casos prácticos -algo que da empaque a la obra- pero, sobre todo, hace un recorrido que explica cómo ha cambiado la realidad del emprendedor cuando se trata de resolver tareas básicas como: escoger el naming, encargar un logo que parezca profesional, elegir la plataforma de software adecuada, etcétera.

El libro incluye numerosos recursos para aquellos que quieren parecer una gran empresa sin gastar más de 300€. Gracias a él podréis probar vuestra idea de negocio sin arruinaros y, de paso, habréis aprendido mucho sobre marketing de guerrilla a precios muy bajos.

3) El Ejecutivo Eficaz: Un Diario para Organizarse Bien

Tras llenar tu maleta con recursos e ideas para poner en marcha tu negocio con pocos euros, verás que el día a día puede ser muy peligroso si no se gestiona correctamente. Llamadas, emails, reuniones, gestión… ¿Aquí cuándo se trabaja sin que nadie te desconcentre?

Llegué a este libro tras ver que lo recomendaban Jeff Bezos y otros CEOs de éxito. A pesar de ser un libro con bastantes años, explica perfectamente qué es un ejecutivo efectivo. No importa si vas a montar una empresa pequeña o te vas a incorporar al cuadro de mandos de una gran corporación. Peter Drucker te explicará, con todo lujo de detalles los motivos por los que un jefe triunfa o fracasa.

En mi caso particular me gustó mucho la importancia que se da a la gestión del tiempo. Como sabes, es el único recurso que no podrás comprar (no, al menos, a día de hoy). Quizás vives demasiado pegado al email y atiendes todos los problemas nada más llegan, sin darles prioridad.

También puedes ser víctima de la incapacidad para delegar trabajo en otros. Este y otros puntos muy interesantes son tratados en esta obra que, desde mi punto de vista, es imprescindible para cualquier emprendedor.

4) El Método Lean Startup: Cómo Crear Empresas de Éxito Utilizando la Innovación Continua

Esto es fenomenal. Ya tienes una buena idea, un método para rendir al máximo en tus horas de trabajo y no te vendría nada mal que alguien te guiara un poco. Necesitas saber qué es el método “Lean Startup”. Porque, sí, hay un método para ir desde la idea al producto final, midiendo, cambiando, etcétera.

A pesar de ser un libro bastante más reciente que “El Ejecutivo Eficaz” se ha convertido en un clásico. Eric Ries describe bastante bien en el libro qué es eso de “no enamorarse de un producto” (para no morir) y cómo es importante “pivotar” en el momento adecuado. Si te mueves a la velocidad suficiente, podrás alcanzar tu objetivo, aunque éste no se parezca demasiado al que tenías cuando comenzaste a trabajar en el proyecto de tus sueños.

5) Growth Hacker Marketing: El Futuro del Social Media y la Publicidad

Estás ya a punto de lanzar el producto, ya sea en una fase beta o en la definitiva. ¿Cómo lo haces sin gastarte todo lo que tienes (y lo que no tienes) en Google Adwords o Facebook Ads?

Este libro te enseñará que es importante incrustar en tu producto ciertos aspectos que lo harán crecer a mayor velocidad. Abundarás en los famosos “bucles virales” y conocerás la experiencia propia del autor del libro pasando del mundo del marketing tradicional al “Growth Hacker Marketing”.

Sin ser una obra que entra en detalle en los procesos, sí te servirá para mirar con ojos críticos a quien venga a ofrecerte una campaña de banners en display de los de “toda la vida”.

Espero que estos libros os gusten. ¡Ojalá alguien me los hubiera recomendado cuando comencé con Moodyo!

“En EE.UU. valoran la innovación que mejora tu trabajo; en España lo ven como una amenaza para el empleo”

Sergio Álvarez Leiva es un joven emprendedor español. Vizzuality o CartoDB son referentes en el mundo de la visualización de datos y creación de mapas partiendo de cierta información ordenada, por eso Twitter, la NASA, la ONU o la Universidad de Harvard están entre sus clientes. ¿Para qué sirven estos productos? Para mil cosas distintas, entre ellas descubrir nuevos planetas en el sistema solar (PlanetHunters.org). Cuando uno de sus proyectos solo llevaba 6 meses en el mercado recibió la llamada de The Wall Street Journal. El rotativo estadounidense quería contratar uno de sus productos -sin importarle la antigüedad de su empresa- para elaborar un producto informativo distinto en las Elecciones Presidenciales de 2012. 

Sergio, en TEDxMadrid en septiembre de 2013 (Imagen de TEDx Madrid)

Sergio, en TEDxMadrid en septiembre de 2013 (Imagen de TEDx Madrid)

Continue…

Iñaki Arrola: “Hacemos niños blanditos y eso es hacer un país blandito”

Iñaki Arrola es uno de los emprendedores con más experiencia en España. CEO de coches.com, mentor, business angel, apasionado del running -le gusta correr maratones y a menudo le veréis en su Twitter hablando sobre ello- y especialista en hablar claro guste o no al interlocutor. Mientras preparaba esta entrevista, me detuve ante una frase que explica a las claras la visión de alguien que no entiende iniciar la aventura empresarial sin dejarse la piel: “No nos damos cuenta de que vida solo hay una y que el riesgo de perderla por tu proyecto es muy muy alto“. A diferencia de otros, él ya ha recorrido parte del camino y atesora una experiencia que comparte con los cofundadores de otras startups.

Iñaki Arrola

Iñaki Arrola (foto: Seedrocket.com)

Continue…

Consejos para los emprendedores que quieren lanzar su startup en Nueva York

En los meetups se suele comer y beber. En este, una startup que lleva la bebida a casa aprovechó para mostrar su producto: Thirstie

En los meetups se suele comer y beber. En este, una startup que lleva la bebida a casa aprovechó para mostrar su producto: Thirstie

A lo largo de 2013 he visitado Nueva York en tres ocasiones para visitar ferias, conferencias, reuniones, aceleradoras, espacios de co-working, etcétera.

Sin poder considerarme, ni de lejos, un experto en la materia, sí tengo ya cierta experiencia en algunas cosas que no se deben hacer y en otras que hay que poner en práctica lo antes posible cuando pisas el suelo de Nueva York.

A continuación os ofrezco algunos consejos que yo habría agradecido mucho antes de iniciar mi aventura que, por suerte, continúa por buen camino. Continue…

Algunas claves sobre las mejores aceleradoras de Nueva York

Sala de espera en Entrepreneurs Roundtable Accelerator New York

Sala de espera en Entrepreneurs Roundtable Accelerator New York

Teníamos dos opciones con aquella empresa francesa: la bancarrota o despedir al 20% de la plantilla para intentar salvarla. La ley en Francia nos obligaba a despedir primero a los empleados más nuevos. ¿Qué íbamos a hacer? ¿Intentar reflotar una compañía y dejar en ella a personas que no nos servían para nuestro plan porque lo dice una ley? Optamos por la bancarrota. Después la volvimos a fundar con la gente más nueva…“. Charles Kemper es uno de los directores de Entrepreneurs Roundtable Accelerator en Nueva York. Tiene tras de sí una larga trayectoria en el mundo de las startups, por ello tiene muy claro un factor indispensable para conseguir el éxito en estas empresas: “Tener la flexibilidad suficiente para contratar, despedir, contratar, despedir…”. Continue…

Quedan 9 días para Startup Alley: Preparando mi “21 días” particular

Llevo bastante tiempo queriendo montar un videoblog. Así que he pensado que la experiencia que vamos a tener durante el mes que vamos a estar en Nueva York puede ser bastante curiosa. Hablando con Victoria Cabrera, que de estas cosas sabe mucho, me sugirió que el mejor formato para contar lo que me va a ocurrir es el vídeo y, dándole vueltas al formato, al final he pensado hacer un videoblog a diario contando las experiencias de un puñado de personas ilusionadas con su startup en Nueva York. O sea, grabarnos a nosotros mismos en nuestro periplo y publicarlo todo, por muy ridículo que nos podamos ver en las imágenes 🙂

Así que, a partir de mañana, comenzaré a contar cada día lo que estamos haciendo en vídeos de pequeña duración (salvo que el material permita, por su interés, algo más largo…cosa que ahora mismo no me parece probable). Intentaré ser lo más realista posible, contando en todo momento lo que nos han dicho -por duro que pueda ser…- tanto en Startup Alley como en el resto de encuentros que vamos preparando en estos días. Es probable que oigamos cosas bonitas y otras no tan bonitas, pero todas nos ayudarán. Y como nos ayudarán a nosotros, ¿por qué no compartirlo con vosotros?

Por lo tanto, si sois emprendedores, tenéis una startup, estáis pensando en vuestro negocio en la red, en buscar inversión o, sencillamente, queréis echar un ojo a nuestra aventura en Estados Unidos, ya sabéis que en este blog se irá publicando todo cada día.

El emprendedor de palo

Van a tantos encuentros sobre emprendimiento que es imposible que les dé tiempo a emprender nada. Suelen tener una tarjeta de visita impecable, una historia grandilocuente para cada ocasión y un halo de amabilidad que resulta embriagador. El emprendedor de palo es una figura en alza en tiempos difíciles. Puede aparecer ante ti como CEO, business angel o “serial entrepreneur” porque, aunque ellos no suman, saben que un cargo en inglés es un valor añadido para los neófitos. Continue…

La importancia de la música que se escucha en una ‘startup’

Desde muy pequeño todas mis historias tienen como fondo alguna banda sonora. Mi madre tenía un maravilloso equipo de música fabricado, componente a componente, por mi padre a principios de los 80. En él escuchaba Supertramp, Roberta Flack, Carly Simon, Michael Jackson y un largo etcétera de intérpretes y grupos que me hicieron amar este arte.

Me despierto cada mañana con una canción en la mente, tarareando tonadas de diversa índole y, en los ratos “libres”, toco la batería (bien) o la guitarra eléctrica (mal). Según Enrique Dubois, “casi todos los emprendedores son corredores o músicos”. Estoy de acuerdo. La mayoría de los que conozco hacen una cosa o la otra (o las dos).

La música juega un papel fundamental en los estados de ánimo. Las tribus ya conocían los efectos que provoca en el subconsciente determinado ritmo de bongos. La música ayuda a inducir con mayor velocidad estados de euforia, tranquilidad o tristeza. Por ello no hay un buen director de cine que renuncie a una gran banda sonora. John Williams, Ennio Morricone o Michael Giacchino han conseguido grabar en nuestras mentes maravillosas composiciones vinculadas a escenas históricas.

Por eso mi subscripción a Spotify es uno de mis mayores activos dentro de la oficina. El “garaje” de 3dsignia, donde nacieron Moodyo y Twissues, no tiene muros separadores. Sesenta metros cuadrados diáfanos con el techo alto y grandes ventanas a pie de calle. Por ello, cuando alguien pone música, todos debemos escucharla. El turno de DJ se respeta. Aunque, entre nosotros, me encanta ser el pinchadiscos.

Durante 2012, mientras desarrollamos Moodyo hemos escuchado mucha música de David Bowie, REM, Serena Ryder, Counting Crows, Rufus Wainwright, Tears for fears, Kaiser Chiefs, Weezer… Tenéis la lista aquí por si os queréis suscribir MoodyoDev 2012 (Sí, también hay algo español…).

A veces mantengo divertidas discusiones con otros compañeros que simpatizan con Melendi y otros tipos de música más dada a cualquier cosa menos a la creación de algo interesante (perdón a Melendi, porque como persona me cae genial desde que veo La Voz…). No creo que sea posible desarrollar una idea de forma decente escuchando un estribillo que dice “Esa Juana sin arco, ese Bill sin Gates…”, por ejemplo. De la misma forma tampoco creo que vaya bien poner un disco entero de un artista o grupo potente como Metallica, por mucha calidad que tengan sus álbumes. En el lado contrario, Enya gusta muchísimo un rato. Cuando llevas una hora escuchándola puedes haber dado con la cabeza en el teclado o estar a demasiados kilómetros -intelectualmente hablando- de tu mesa de trabajo.

En mi caso particular me gustan las listas balanceadas. Se trata de poner música que vaya produciendo distintos efectos en las personas que te rodean y en ti mismo.

Algunas tardes empezamos con Space Oddity (David Bowie), que tiene un arranque muy pausado y unos arreglos, nunca mejor dicho, estratosféricos. Para despegarnos las pestañas algunas mañanas y darle fuerza a la sonrisa con la que uno debe llegar a trabajar, ponemos muchas veces Good Morning Sunshine (versión Serena Ryder), un soplo de aire musical, con una instrumentación de fondo que puede teletransportarte a la playa incluso.

Los anuncios son una enorme fuente de sonidos que te ayudarán a crear buen ambiente. Meravigliosa Creatura, utilizada hace algunos años en un spot de Fiat, e interpretada por Gianna Nannini tiene una melodía dulce y un tono de voz que ayuda a mantener la concentración al mismo tiempo que provoca esa chispa de emoción que contribuye a ser más creativo. 

A media tarde recurro en ocasiones a cantautores y grupos españoles como Ismael Serrano, Tontxu o Vetusta Morla. No aconsejo una dosis de más de una canción de cada uno de ellos. Son muy buenos, pero pueden llegar a resultar excesivamente repetitivos por el tono con el que cantan y componen. 

Piezas de Björk, Madness, Red Hot Chili Peppers, Crash Test Dummies, Supergrass o The Police son casi obligadas. Las más conocidas ayudan a subir y bajar el ritmo medio de la sesión que hayas creado.

Finalmente, hay que meter de vez en cuando un poco de caña con la música actual. Ne-Yo, Rihanna, David Guetta, Kesha o, incluso, PSY con su Gangnam Style pueden venir muy bien a un volumen adecuado para provocar en el grupo un pequeño “subidón”. Recuérdalo: la música puede ayudar a modificar positivamente el ambiente de tu oficina. No renuncies a una herramienta tan barata y efectiva.

Lo que nunca sale en los planes de negocios

No me gustan los planes de negocio. Es mejor dejarlo claro al principio para que nadie se lleve a engaño, y así puedan dejar de leer aquellos que piensen que una empresa no puede salir adelante sin 60 folios llenos de argumentos e hipótesis económicas.

No me gustan los planes de negocio porque me gusta más ver a las personas que hay detrás de ellos. Valores como la ilusión, la implicación, el brillo de los ojos al hablar de tu idea, las horas que dedicas a hacer deporte o cómo influye en ti que las acciones de Facebook se desplomen, nunca aparecerán en este tipo de documentos.

Pero no nos engañemos. Son necesarios. Sobre todo al principio. Sirven para analizar el mercado e intentar trazar una ruta que debe parecerse al camino que piensas iniciar. 

El plan de negocio de El Desmarque (www.eldesmarque.es) se hizo en una servilleta y se selló con 49 euros (lo que costaba pagar el primer mes de servidor). Hasta que no llevábamos 3 años no hubo ningún tipo de documento que indicara hacia dónde iba la empresa. Hoy tiene 43 redactores y sedes en Sevilla, Bilbao, Málaga, Huelva y Cádiz y sigue en expansión. Nunca vi una tabla de Excel cuando solicité a su equipo entrar en el accionariado. Ni me interesaba. Ni la tenían. Ni hacía falta. Vi a un equipo ilusionado, con gente joven y que se divertía haciendo un trabajo que, a veces, puede ser muy ingrato.

Sin darnos cuenta estábamos llevando a cabo eso que se llama el “Producto Mínimo Viable”: 6 amigos periodistas, uno de ellos con conocimientos de Internet, que instalan un gestor de contenido de código abierto y se lanzan con una página muy sencilla que informa de Betis, Sevilla y Cajasol. Como “extra”, una sección para lectores. Coste total para iniciar el experimento: 49 euros. Agosto de 2006. Y funcionó. A la semana cambiamos de servidor. A las 3 semanas hubo que migrar a un servidor dedicado. Desde entonces, no ha parado de crecer. Hoy tiene más de 80.000 lectores diarios.

Ni una sola empresa habría dado un préstamo o una inversión para aquel proyecto que, desde el año 1, comenzó a arrojar cierta rentabilidad. Dinero que se reinvirtió, y así continuamos, en eso que los profesionales llamarían “expansión”, “I+D+i”…y otros palabros que se pueden englobar dentro de “Avanzar”.

No había plan de negocio, los integrantes -con la excepción de quien suscribe, y que aún tenía, y tiene, un mundo por aprender…- no conocían mucho el sector online y todo era una aventura por descubrir. Pero, ¿cuál era el punto fuerte? Las ganas. Un intangible que vale oro.

Muchos de los grandes negocios que conozco han nacido y crecido así: una idea, un buen equipo, ilusión y una inversión mínima. Al contrario no funciona. Si tienes dinero y tienes que ponerte a hacer un equipo y buscar algo que funcione no lo tendrás fácil. ¿Twitter? Sí, es la excepción que confirma la regla. Evan Williams, Jack Dorsey y compañía tenían 5 millones de dólares, no sabían qué hacer con ese dinero en Odeo y se les acababa el tiempo. Pero ya venían de vender una plataforma de blogs a Google así que no eran, precisamente, novatos.

Los planes de negocios en Internet tienen como principal hándicap el factor “tiempo”. No han terminado de redactarse cuando ya son obsoletos. Twitter tiene 400 millones de usuarios…no, 500…no, 600… Y Facebook tiene 900 millones…no, 1.000 y vale en bolsa menos de la mitad de lo que valía cuando comenzó su IPO. Las cifras sobre previsiones de eCommerce a nivel global varían cada año. España estaba muy atrás en comercio online en Europa y ahora es el tercer país, a pesar (o gracias a) la crisis. Google saca Google+ sin avisar y siempre estará ahí para intentar hacer lo que tú haces mejor que tú, más rápido y gratis. ¿Alguno os atrevéis a decir si Facebook seguirá siendo la red social líder dentro de 2 años? Imaginad hacer un plan de negocios a 5 años contemplando a la red social de Zuckerberg como competidor o partner. ¿Y si Amazon es, en 5 años, competencia directa de Mercadona? Probablemente sea así.

“Ok, pero ¿habrá algo a lo que agarrarse?”, es una pregunta clásica entre analistas económicos cuando se enfrentan a un plan de negocios para un proyecto online. Sí, el equipo, sus ganas y su capacidad para girar el timón a tiempo si hace falta. Lo demás es pura ciencia-ficción.

Evidentemente, hay planes de negocios que llegan a ser consistentes a base de dar mucho la lata, recortar, ampliar y conseguir situar tus objetivos en un camino relativamente “estable”.

En nuestro caso, redactar el plan de negocio de Moodyo Enterprises nos llevó 12 meses. Se hicieron varios borradores, 3 versiones “definitivas” y una última, estable, que sigue vigente tras varios meses. Pero costó, ¿eh? Cuando dos analistas que llevan muuuuuchos años haciendo este tipo de documentos (con bastante éxito, por cierto) se pusieron a ver las magnitudes se quedaron un poco “a cuadros”. Todo en Internet es desproporcionado cuando funciona bien. Intenta explicar que pasas de, por ejemplo, 30.000 a 11.000.000 de usuarios en menos de 2 años y que tus beneficios pueden superar los 50 millones de euros sin que todo el mundo te mire y te diga: “Vale, y ahora dejémonos de bromas” (No son los números de Moodyo, tranquilos…).

Así que tu primera tarea, si quieres convencer aunque sea a tu economista, es cargarte de argumentos (la historia de Facebook, Foursquare, Twitter y, por supuesto, otros más pequeños pero igualmente válidos como Tuenti o BuyVIP son un buen punto de partida) para poder sustentar tus hipótesis de crecimiento.

Y, ¿qué es lo que nunca saldrá en un plan de negocio? Muchas cosas. Casi todas relacionadas precisamente con la “gasolina” que hace triunfar las ideas. Tu capacidad para hacer frente a un contratiempo importante, tu voluntad y capacidad para seguir adelante -o, llegado el caso, abandonar a tiempo-, lo bueno o malo que eres para dirigir a un equipo de personas y motivarlos, el nivel de curiosidad que te lleva a ir por delante de los demás conociendo a esa pequeña startup rusa a la que, llegado el caso, podéis utilizar como partner, los “ases” en la manga (fundamental) que iluminan la cara de tus compañeros cuando todo parece torcerse… Podría seguir, pero creo que todos nos hacemos una idea.

Por eso no me gustan los planes de negocio. Los creo necesarios y sirven para aprender terminología y pautas que habrás de utilizar posteriormente en muchas ocasiones. Hay que saber hacer un balance o, al menos, interpretarlo correctamente. Es necesario conocer los costes salariales completos, la media salarial para cada categoría profesional, etcétera. Elaborar el DAFO (probablemente lo más interesante y donde más tiempo debes gastar…) es algo que te bajará al suelo en muchos casos, pero si no lo haces bien y dedicándole las horas necesarias, te encontrarás con que había varias “debilidades” y “amenazas” que no contemplaste.

Si algunos tenéis dudas al respecto de alguna idea o, en general, sobre cualquier aspecto relacionado con vuestra startup, podéis contactar conmigo en jpadilla@moodyo.com o, en Twitter, @elpady.