Skip to content

Facebook, Libra, Préstamos entre Personas y la Renta Básica Universal

Last updated on 30 junio, 2019

Las transferencias con monedas ordinarias son lentas. Según FB, tardan una media de cinco días entre países
Las transferencias con monedas ordinarias son lentas. Según FB, tardan una media de cinco días entre países

Facebook ha anunciado Libra, su moneda segura orientada a los pagos entre particulares. Con Libra se podrá enviar dinero desde/hacia WhatsApp o Messenger y se abren una serie de posibilidades que pueden desembocar de varias formas:

  1. Facebook supera a Bitcoin o Ethereum y se convierte en la criptomoneda más potente y usada en el mundo
  2. Facebook fracasa con el proyecto como ya ocurrió con Facebook Phone o su asistente para el hogar
  3. Facebook crea una moneda híbrida cuyos créditos a bajo interés la convierten en referencia como entidad bancaria mundial
  4. Facebook habilita los préstamos entre usuarios —préstamos peer-to-peer— y se convierte en la dueña de la financiación entre particulares
  5. Facebook crea la moneda para hacer posible la Renta Básica Universal saltándose a los gobiernos

Ok, ahí hay algunas cosas que ya hemos escuchado y otras que no tanto. A mí me resultan especialmente interesante los dos últimos puntos. Me explico:

Hay un grupo de usuarios que espera que Libra sea el nuevo Bitcoin. Eso es un error, por lo que la mayor parte de artículos orientados hacia este tipo de comparaciones no tienen sentido. Bitcoin y Libra son dos cosas distintas, con orígenes y finalidades diferentes. Bitcoin no tiene capacidad a día de hoy para ser una moneda utilizada de forma habitual en las compras diarias: su cambio fluctúa demasiado y su volatilidad la aleja del consumidor común. Tampoco es fácil intercambiarla por bienes o servicios y, en general, sus seguidores son personas con cierta formación en tecnología y trading bursátil.

Los préstamos peer-to-peer

Este concepto me viene rondando la cabeza hace años. Si yo tengo un excedente de dinero y otra persona lo necesita, ¿por qué no puedo ser yo mismo un banco y obtener intereses al prestarlo?

En primer lugar, por la seguridad. ¿Quién me dice que alguien me va a devolver el dinero en el plazo pactado y con los intereses acordados?

En segundo término, por la legislación:

—¿Cómo se gravan estos préstamos entre personas?
—¿Y cómo se escalaría esa fiscalidad a millones de operaciones diarias con emisores y receptores en distintos países?
—¿Permitiría el lobby bancario que se establecieran nuevos intermediarios en la nube? Está el precedente de Paypal, pero si nadie ha conseguido hasta ahora esto se debe a la ausencia de medios para establecer un proceso fiable.

Resulta que Facebook tiene elementos a su favor para acabar con los problemas anteriores. En cuanto a fiabilidad, sus arcas tienen dinero como garantía y su algoritmo puede establecer cuán fiable es un prestatario o un prestamista. Al poco tiempo —semanas— sería más eficaz detectando posibles fraudes que cualquier entidad bancaria. No olvidemos que tiene 2.500 millones de usuarios activos.

En cuanto a la legislación, la trayectoria de Facebook dice que eso no sería un problema. Por su crecimiento y características fundamentales, está habituado a crear la tecnología adecuada cuando otros están estancados —bases de datos tradicionales vs Cassandra, Hadoop…— o a circundar las leyes existentes para abastecer los deseos de sus usuarios —aún a costa de sacrificar la privacidad—.

Si Facebook es fiable, tiene una moneda y la tecnología adecuados, ¿por qué no va a favorecer préstamos entre usuarios finales?

Eliminar intermediarios es una tendencia. Y, a día de hoy, un banco es un intermediario.

Libra is for everyone, tal y como se dice en esta captura de pantalla sacada de Libra.org
Libra es una moneda para todo el mundo

La Renta Básica Universal

Esto es algo más complejo, aunque no por ello descabellado. Mark Zuckerberg se ha mostrado partidario de establecer una Renta Básica Universal. ¿Por qué? Porque es consciente del mundo hacia el que vamos. Si esto fuera Titanic, Zuckerberg iría en la proa agarrando por la cintura a su Facebook y viendo el porvenir antes que nadie (los que van más atrás en el barco…). En ese futuro, Mark Zuckerberg ve:

—Más tiempo en Facebook/WhatsApp/Instagram
—Más robots sustituyendo a humanos
—Más algoritmos para rentabilizar el tiempo libre de esos usuarios en redes y entretenimiento (Netflix, Google Stadia, Instagram…)

¿Acaso no es previsible un futuro donde los humanos tengan demasiado tiempo libre? O, ¿no es plausible que en 10 años haya demasiadas personas sin posibilidad de encontrar trabajo? No todo el mundo quiere ser ingeniero o desarrollador, y está claro que contables, notarios, cajeros… irán al paro y serán sustituidos por blockchain y otras tecnologías. Eso está a la vuelta de la esquina.

¿Os acordáis de Matrix y la parte en la que los humanos servían como baterías? Es exagerado, por supuesto, pero no penséis que alimentar al algoritmo de Facebook o Google con clics y comentarios no es un trabajo que no produce mucho dinero a los gigantes informáticos.

Cuando haces clic en «Me gusta», consumes electricidad de tu teléfono (que ha sido cargado previamente con dinero de tu bolsillo) y corriges el error de los algoritmos de Inteligencia Artificial. Cada input humano es comparado con la hipótesis de una máquina, ya sea para prever una compra, segmentar usuarios o conseguir mejorar un producto.

Si estás trabajando ya para Facebook o Youtube, ¿por qué no te pagan? Bueno, porque no existe nadie que haya pedido hacerlo. Y, además, no pagas por utilizar Facebook. Quid pro quo, y todos contentos, ¿no? No.

Si tú empiezas a preocuparte por comer, dejas de utilizar Internet. Si no tienes dinero para comer, dejas de pagar Internet. Si dejas de pagar Internet, se acabó Facebook. Imagina ese problema extrapolado a nivel mundial.

Si mañana millones de personas empiezan a tener problemas básicos de supervivencia debido a la inteligencia artificial o al auge de los robots, ¿qué ocurrirá con nuestro comportamiento online? Dejaríamos de ser útiles. Y, a día de hoy, somos el mejor entrenador de inteligencias artificiales que deben replicar —y mejorar— al hombre.

¿A dónde vas, Javi? Pues a un futuro cercano donde somos mucho más rentables entretenidos y felices, que deprimidos e inactivos.

Facebook podría llegar a acuerdos con empresas de alimentación y obtener precios sensacionales por compras a volumen (imaginad Carrefour multiplicado por 10). Ídem con otros productos y servicios. Entretenimiento y suministros básicos. Nada más y nada menos.

Si los gobiernos no se ponen de acuerdo para establecer una Renta Básica Universal, Mark Zuckerberg podrá crear su programa de incentivos para usuarios que serán, en resumen, una RBU que se podrá emplear para comprar lo que nos mantiene felices y entretenidos.

Libra estará controlada por Facebook en una fase inicial, y aunque Calibra (la institución que gestiona Libra) asegura que Facebook será solo un 1{a31a598c08b97e04c471714f0e9a9135ffea9d13036728f66bee3f63eed82732} de Libra a medio plazo, ¿alguien duda sobre su papel crítico en la estrategia de crecimiento e implantación?

En resumen, Facebook crea una moneda que ya sabe cómo, cuándo y dónde vas a utilizar. Y si no triunfa con Libra lo hará más adelante, pero está claro que el dinero digital es uno de sus grandes bastiones en los próximos años.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies